Del Portillo a la Arganzuela* (1ª parte)

Diciembre de 2015 a octubre de 2016

Como todos los años por estas fechas, los colegios de enfermería, y algunos colegiados, andan agitados por la proximidad de la Junta/Asamblea General, acontecimiento importante de la vida colegial donde los haya, ya que en ellas se presentan las cuentas anuales, los presupuestos para el siguiente ejercicio y, con suerte, los colegiados pueden hacer preguntas y recibir algunas explicaciones de lo ocurrido en los doce meses que suelen transcurrir entre una y otra.  

El año pasado, aproximadamente por estas fechas, os informábamos aquí de lo que estaba ocurriendo en el colegio más grande de España (por número de colegiados), el Ilustre Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (CODEM) (también lo contó Teresa Rubio en La Cadena SER).

Si en 2014, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), Madrid contaba con 47.099 enfermeras colegiadas, en 2015 eran 49.365, es decir 2.266 enfermeras más. En la web del INE, se indica que los datos que ofrece los obtiene de los propios colegios profesionales.

02-enfermeras-colegiadas-2015-recortada

Desde ese momento, la trayectoria del CODEM ha sido digna de una película, no sabemos si de Luis García Berlanga o de Pedro Almodóvar, de esas que quizá te hacen reír pero que te dejan un sabor muy amargo…

Durante la Junta de Colegiados de 2015, los miembros de la Junta de Gobierno allí presentes y los liberados sindicales del SATSE que acudieron a votar a favor de todo lo que se les propuso, le tomaron el pelo a los colegiados menos aquiescentes con la gestión del colegio y la reunión se levantó sin responder a ninguna de las preguntas que estos últimos plantearon; entre ellas, y especialmente importante, la fecha prevista para las elecciones que habían de celebrarse este año (podéis leerlo aquí)

A finales del mes de abril, las enfermeras madrileñas descubrieron que, como por arte de magia, en los documentos colegiales aparecía como firmante un nuevo Presidente (aquí lo contaron los compañeros de Hagamos Enfermería y nosotros lo contamos aquí), sin que hubieran mediado la convocatoria y la celebración de elecciones. El escándalo fue mayúsculo y tanto los medios de comunicación locales como los nacionales (aquí, aquí, aquí, aquí, aquí), se hicieron eco de lo ocurrido. Aquí nos lo contaron los compañeros de la Asociación Madrileña de Enfermería (AME).

En los primeros días de mayo, los colegiados madrileños recibieron un correo de presentación del nuevo Presidente, con algunas frases gloriosas, que nos hemos permitido resaltar:

03-20160503-mail-de-andrada

Eso de “vamos a dar la voz a los enfermeros e invitarles a participar activamente en la construcción del futuro de “su Colegio”, leído ahora, siete meses después y con el proyecto de blindaje del CODEM (aunque ellos lo llamen Reglamento Interno) a punto de presentarse en la Junta General de este año…, resulta al menos irónico.

El caso es que los múltiples escritos que muchos colegiados presentaron reclamando su derecho a votar, fueron ignorados por la Junta de Gobierno y rechazados por la independiente Comisión de Recursos y los que presentaron ante las Consejerías de Presidencia y Sanidad no sirvieron de nada, porque remitían a los reclamantes a la mencionada Comisión de Recursos o a los tribunales de justicia. De modo que esta nueva tomadura de pelo, terminó sustanciándose en una querella criminal, contra las juntas de gobierno saliente y entrante, presentada por la precandidatura “Hagamos Enfermería” (1, 2 , 3 , 4, 5, 6), a finales de mayo y que se admitió a trámite (1, 2, 3, 4) un mes más tarde. A día de hoy, los querellantes, y un gran número de enfermeras madrileñas que contribuyeron con su dinero a que fuese posible presentar la querella, siguen esperando a que el juzgado se pronuncie sobre el tema…

Los colegiados llegaron incluso a presentar una queja ante el Defensor del Pueblo que, si bien en aquel momento inició una investigación para aclarar lo ocurrido, la ha dejado ahora en suspenso, hasta que se resuelva el tema en los tribunales…

04-suspenso

El lavado de cara que la nueva Junta de Gobierno ha querido hacerle al CODEM, se ha reflejado en pequeños cambios puramente cosméticos, que, probablemente, no han engañado a nadie. Por ejemplo, la añosa web del Colegio se ha renovado y se han incluido en ella pestañas como la que os mostramos en la imagen inferior.

05-transparencia-web-recortada

Haciendo gala de su proverbial sentido del humor, el CODEM, en las primeras líneas de su pestaña de Transparencia, le dice al mundo lo siguiente: “El Colegio Oficial de Enfermería de Madrid, está comprometido con las prácticas del buen gobierno corporativo, la transparencia de su gestión y la accesibilidad a la información y documentación relevante”, ¡ahí es nada! Total, para hacer luego lo que hace, se podía ahorrar las ironías.

Seis meses después de todo esto, el 13 de octubre, el CODEM publicó en su web un mal llamado “Proyecto de Reglamento Interno del Colegio Oficial de Enfermería de Madrid”, (aquí nos lo contaba AME) mediante el cual, en resumen, proponía una modificación estatutaria encubierta que, de aprobarse, impediría a los colegiados de a pie la asistencia a las Juntas Generales anuales ya que serían representados por compromisarios (1 por cada 1.000 enfermeras colegiadas) entre los cuales estarían todos los miembros de la Junta de Gobierno y un representante por cada una de las comisiones de trabajo del Colegio. El mandato de los compromisarios tendría una duración de 5 años; no parecen haber pensado, o tal vez sí,  en que las miles de enfermeras que se incorporasen al colegio (según el INE, en 2015 lo hicieron 2.266) en los cinco años que trancurrirían entre una elección de compromisarios y la siguiente, NO tendrían representación en las Juntas Generales de Colegiados.

Los compromisarios, eso sí, serían democráticamente elegidos entre las enfermeras de Madrid… Habiendo padecido en sus personas el concepto de democracia que maneja el CODEM, ya podéis imaginar que las reacciones de los grupos de enfermeras que quieren regenerar el Colegio, no se hicieron esperar y al CODEM le llovieron las alegaciones en contra del proyecto; Como era previsible, la Junta de Gobierno no ha dado información alguna sobre el número de alegaciones presentadas, pero sabemos que han sido muchas. Tantas, que haciendo honor a su merecida fama de democrático, participativo y transparente, el CODEM ideó toda clase de trabas para dificultar su presentación a los colegiados.

Además, desde hace unos días los colegiados que presentaron alegaciones están recibiendo como respuesta del Colegio, una carta con tufillo amenazador acompañada de siete folios de argumentación jurídica… Os mostramos el párrafo en cuestión:

06-respuesta-codem-001

Debe ser para intentar desanimar a los que vayan a presentar nuevas alegaciones al Proyecto de Modificación de los Estatutos…

*Para los que no seáis de Madrid, o no sepáis de qué va el título, una mínima explicación: el título de esta entrada, responde a un verso del tema “El Pichi” de la zarzuela “Las Leandras” (Música del Maestro Alonso y libreto de González del Castillo y Muñoz Román). Por muchas razones, la letra nos trae a la mente, salvando las distancias, a alguna de las personas que actualmente okupan el CODEM. Os dejamos el enlace a una versión muy antigua, interpretada por Celia Gámez y con subtítulos para que podáis seguir la letra…, a ver si os sugiere lo mismo que a nosotros. ¡Que la disfrutéis!

3 comentarios en “Del Portillo a la Arganzuela* (1ª parte)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *