Difuntos colegiales, sindicalistas zombies

EL PASADO (O NO)

 

En aquel tiempo, la vida colegial había caído al barro sin remisión. Los colegiados habían abandonado una institución a la que estaban obligados a pertenecer por Ley para poder trabajar y con la que mantenían una mera relación comercial. Pagaban unas cuotas porque no tenían más remedio que hacerlo y no esperaban recibir nada más a cambio, salvo quizás algún curso de formación por aquí o alguna subvención para algún evento por allá. Y en medio de todo, la desidia, auspiciada por los que dirigían los Colegios, que poco o nada hacían por estimular o favorecer la participación de los colegiados.

Las convocatorias de elecciones se hacían sabiendo que sólo habría una candidatura, pues no había suficientes colegiados que quisieran comprometerse y presentarse al proceso electoral. Si en algún momento los dirigentes percibían que algún grupo se había estado interesando más de la cuenta por la vida colegial, blindaban su mandato a golpe de estatutos o de procesos electorales ficticios disfrazados de democráticos.

Las actas de las asambleas, a las que apenas acudían cuatro colegiados jubilados, se convirtieron entonces en cementerios donde quedaron enterradas la democracia, la participación y la transparencia…

Mucho tiempo después, de las inquietudes y el hartazgo de un grupo de personas comprometidas con su profesión, surgió una entidad cuya intención no era otra más que abrir los ojos al resto de colegiados; con energías renovadas para cambiar esa tendencia a la dejadez por una parte, y a la desfachatez por la otra; con recursos y conocimientos crecientes que empezaron a poner a disposición de todo aquel que quería intentar el cambio. El pueblo los empezó a llamar “Los desenterradores”. Sus herramientas: un pico, una pala y la firme determinación de desenterrar todo lo desenterrable.

Pero volvamos nuevamente a los tiempos más pretéritos en los que reinaba la desidia entre los colegiados y la falta de escrúpulos entre los dirigentes…

En paralelo a las intrigas y maniobras de los Colegios, se había ido gestando una nueva especie que jamás había sido vista en aquel inframundo, pero que estaba llamada a contribuir sobremanera a mantener la podredumbre del cementerio: el “sindicalista zombie”.

Eran llamados así por su comportamiento autómata al acudir a las asambleas según el criterio que les iba dictando su líder y amo de su cerebro y sus pensamientos. Cumpliendo, sin cuestionar, las órdenes emitidas desde su Cuartel General, estos zombies iban cambiando su lugar de colegiación conforme se iba acercando la época de asambleas o de elecciones. Entonces, se desmembraban por votar a favor de aquellas decisiones (o candidaturas) que, según su líder, convenían más a la manada sindical.

En los casos más extremos, alguno de los líderes regionales de esta neo-especie había conseguido hacerse con el poder en algún Colegio de enorme importancia estratégica tras alguna maniobra a todas luces antidemocrática.

LA ACTUALIDAD

 

Todo esto fue en un hipotético pasado, pero ¿y en el presente?

Demos un salto mortal carpado hacia delante en el tiempo y trasladémonos a la actualidad, una actualidad en la que conviven las mismas especies de antaño:

Unos Colegiados difuntos, sin vida colegial.

Unos zombies sindicales que vagan de colegio en colegio alterando el devenir democrático de los mismos.

Y una nueva especie de personas comprometidas y dispuestas a abrir las tumbas y airear los cadáveres: “los desenterradores”.

En el mundo real actual, seguimos estando obligados a pertenecer al Colegio Profesional y por lo tanto debería ser nuestra institución más representativa y combativa.

A los sindicatos de clase tradicionales (CCOO, UGT, CSIF…) no es común verlos (pre)ocupados en demasía por las corporaciones colegiales; sin embargo, SATSE ha demostrado, especialmente en el Colegio de Enfermería de Madrid (CODEM), una ambición desmedida. No contentos con “ocupar” de manera presuntamente ilegítima la junta de gobierno del CODEM, recientemente han hecho lo mismo con los puestos de compromisarios. Podéis leer al respecto aquí, aquí, aquí o aquí.

Por otro lado, contamos con la llegada de una nueva era donde la información fluye por nuevos canales y es capaz de llegar a los rincones más insospechados; donde una parte importante de la batalla por el control de la información se lleva a cabo en las Redes Sociales. Es en ese mundo 2.0 donde el sindicato mayoritario de las enfermeras, SATSE, mantiene una actividad cuando menos extraña y que queremos poner de relieve. No son los únicos, pero al etiquetarse la propia entidad como representante de las Enfermeras junto con el Consejo General de Enfermería, nos vemos en el deber moral de informaros de ello.

 

YO, SATSE-BOT.

 

<<BOT: Aféresis de robot, es un programa informático que imita el comportamiento humano>>.

En estas últimas semanas hemos detectado un comportamiento inusual en 75 cuentas en Twitter (todas ellas creadas entre los meses de enero y abril de 2016), activas a día de hoy, y cuyo único aparente fin consiste en retwittear (RT) contenido de perfiles tuiteros como @Sindicato_SATSE, @SATSE_Madrid , @enfermeriatv , @viveSatse o @fuden_es.

Estas 75 cuentas tuiteras no realizan interacción alguna con otras cuentas (no hay respuestas, ni tuits propios en ninguna conversación), y poseen fuertes semejanzas entre ellas (por ejemplo, casi todas tuitean los mismos contenidos).

La mejor forma de ilustrarlo es a través de este GIF con las capturas de pantalla que hemos realizado:

 

 

Tal vez para camuflar un poco el “spameo satsero masivo” de las 75 cuentas verdes, también realizan RT a algunos medios de comunicación.

Hemos podido observar, sin embargo,  similitudes sorprendentes entre las distintas biografías de las cuentas tuiteras, fundamentalmente dos patrones: enfermeras activistas, inconformistas y rebeldes por un lado y enfermeras soñadoras, por el otro.

También hemos constatado que la foto utilizada por varias de las 75 cuentas, coincide con la de otras personas presuntamente “reales” en LinkedIn o Twitter… CURIOSO.

Lo que más repugnante nos parece: el uso, en uno de los perfiles, de la fotografía de una chica fallecida en la Costa Brava, tal y como se puede comprobar en el enlace adjunto del “Mail Online” y en las capturas de pantalla que mostramos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No es la primera vez que estas tácticas se emplean en el mundo 2.0, @proscojoncio ya denunció de forma pública una red de bots que realizaban RT a cuentas del diario @quediario. Podéis leer al respecto de esta mecánica aquí.

Más recientemente, hace dos días, el Diario El País publicaba esta noticia acerca del uso de las Redes Sociales para limpiar la imagen de Ignacio González.

Al parecer es una “técnica de marketing” tan utilizada como éticamente cuestionable, con la finalidad de conseguir posicionamiento y un (falso) impacto en Redes Sociales.

¿A qué se debe esta proliferación de cuentas automatizadas que solamente hacen RT a cuentas oficiales relacionadas con el Sindicato enfermero?

¿Todo es casual?

¿Estará SATSE siendo víctima del ataque de un ejército de bots?

¿Estará algún otro bot detrás de la gestión de estas 75 “cuentas autómatas”?

La alternativa provoca náuseas y hartazgo, pero, por otro lado… ¿qué  clase de red no habrán podido tejer a lo largo de 30 años?

 

CONTINUARÁ EN LAS REDES…

 

2 comentarios en “Difuntos colegiales, sindicalistas zombies

  1. Mucha respuesta al tuit pero…¿nadie deja comentarios en el post?
    Se que normalmente cuesta hacerlo, pero en este caso puede dar idea de que es fácil tuitear desde cuentas “dirigidas” pero no molestarse en responde al post de manera directa en un comentario.
    Como idea estaría bien el usar las opciones que da tuiter para denunciar cuentas que no se comportan de manera adecuada, no porque no piensen como tu, si no por el uso que hacen es la plataforma tuiter.
    Otra cosa, pueden ser cuentas de personas reales, pero automatizadas con un simple IFTTT para que RT todo ese contenido que decís.
    Por otro lado, la sacar esto a la luz les dais mucha visibilidad y juego, luego volverán a adormecerse.
    un saludo

    1. Buenas tardes. Gracias por pasarte y comentar. Las acciones no se han quedado en la publicación del post, pero hasta aquí podemos leer…
      En cuanto a la opción que comentas de IFTTT, Twitter cambió la forma en la que se podían automatizar los tuits con aplicaciones externas. Como habrás podido comprobar, entre otras cosas, IFTTT no permite citas en los tuits automatizados, como tampoco permite RT directos automatizados. Sí permite “clonar” tuits, pero sin las citas o @.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *